martes, 28 de julio de 2009

DE LA LLANURA A LA LOMA

Suena el tambor bantú
con su ronco retumbar
cutupá, cutupá, cutupá,
de El Número a La Llaná.

La sangre del negro hierve
y su espalda ardiendo siente
cuando un grito seco estremece
el murmullo del plantío.

El negro corta la caña
y en su canto a su tierra clama,
su madre tierra africana
bamba carabin bana.

Su canto se vuelve llanto,
su llanto se vuelve azúcar,
una frente sudorosa,
un turrón de padeceres.

Cutupá, cutupá, cutupá,
su canto le da coraje,
el negro se envalentona
y corre hacia la montaña.

Mandinga, carabalí,
el negro se va del ingenio
por la llanura descubierta
a la loma, a la loma.

El blanco sigue su rastro,
se encuentran esclava y amo.
Mulata una tierra nace
bamba carabin bana.

De la llanura a la loma
el congo pasa sus penas
y el tambor bantú resuena
Cutupá, cutupá, cutupá.