martes, 21 de julio de 2009

AL ALBA

Cuando al alba te hayas ido
mi cuerpo estará rendido,
la pasión habrá acabado
y un día espeso, desgraciado se cernirá sobre mi.

Mi lecho estará vacío,
mi alma estará sedienta,
mi cuerpo estará cansado,
mi lengua estará reseca.

Sólo el recuerdo de tu aroma
será la calma a mi tormenta,
una tormenta de fuego
que me quema, que me quema.

Cuando al alba ya no estés
un ser sin alma seré.
Materia sin vida,
un cuerpo inerte, incoherente.

Cuando amanezca el día
y a mi lado no pueda verte
te juro, amor mío, estaré vacío
cuando al alba te hayas ido.