viernes, 6 de noviembre de 2015

Sobre mi cama

Quédate a dormir sobre mi cama 
Aunque la luz de la mañana te despierte con su prima caricia,
Aunque mi brazo deje de rodear tu cintura en plena madrugada
O cuando dejes de sentir por momentos el aire que refresca tu nuca. 
Quédate a dormir sobre mi cama porque quiero ver tu cuerpo entero,
Recorrerlo con mis ojos de pasión inyectos
Y de nuevo, sin tormentos, poseerlo.